Adelántate a los pasos de tu cliente.
17 octubre, 2018
Nuevas políticas de campañas
23 octubre, 2018

¿Pull o Push?

Estrategia Pull

La Estrategia Pull es una estrategia de atracción, es decir, en la que son los consumidores quienes se acercan a la marca, debido a que esta tiene el suficiente potencial en cuanto a darse a conocer con los consumidores.

Podemos considerar como Estrategia Pull a las empresas ya consolidadas, como lo es Nike, Coca-Cola, Apple, Starbucks etc,  con una demanda latente. Sus estrategias son basadas en el hecho de que ya es conocida por el público, la gente nos busca y en dado caso tenemos que facilitarle los puntos de encuentro, por ejemplo, cuando los usuarios nos buscan en Google, redes sociales (inbound marketing).

Aquí lo que se busca es llegar al consumidor con estrategias de promoción, busca llegar directamente para que sea entonces el consumidor el que busque la promoción.

Se basa en acciones de Marketing que buscan la atracción del consumidor hacia la marca y, suele dirigirse hacia el cliente final. Es común que las grandes compañías utilicen estas estrategias siendo una de las más enfocadas por las marcas. Normalmente se relacionan con el trabajo de comunicación, siendo su principal finalidad ser reconocidos por su marca o producto de parte del público. Otro de sus objetivos, es que el consumidor se sienta identificado con la marca,  y se convierta en un usuario permanente del mismo. Para llegar  este punto se tiene que ofrecer un producto o servicio lo más diferenciado posible logrando un gran interés por parte del público.

 

Estrategia Push

Cuando se está introduciendo al mercado un producto o servicio, innovador o que no sea conocido por el consumidor, la marca o empresa decide  lanzar una serie de campañas de publicidad, o actividades para que el producto o servicio se dé a conocer.

En pocas palabras, esta es la estrategia del empuje, en la que la marca busca llegar a los consumidores y así generar ventas, consiste en utilizar los medios de comunicación, promoción, a los intermediarios para que este compre importantes cantidades de producto, de manera que se motiven a hacer visible a la marca, incitando a la compra del consumidor final.

Esta situación se identifica especialmente en las pequeñas y nuevas empresas, por lo que nadie o pocas personas los conocen, entonces tienen que hacer este empuje para generar tráfico y conseguir generar la confianza suficiente. Es una estrategia fundamentalmente racional, que se centra mayor parte en el producto, es decir, que este sea de calidad, lanzan promociones, incluso en resaltar las variables del precio para que comparativamente sea más barato, en fin, estos y más incentivos que buscan las nuevas empresas para que los clientes por lo menos prueben su primera compra.

Generando al productor:

  •  Aumento en sus márgenes de ganancia
  •  Un mejor servicio
  •  Y publicidad cooperativa debido a que el distribuidor participa activamente en la comunicación  hacia el consumidor para conseguir la venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

//]]>